La soledad era fría, es cierto, pero también era tranquila, maravillosamente tranquila y grande, como el tranquilo espacio frío en el que se mueven las estrellas - Herman Hesse - Lobo Estepario. 

(Fuente: somewhereinthemadhouse, vía andrayo)